6 COSAS A CONSIDERAR AL ELEGIR LA ESCUELA ADECUADA PARA SU HIJO

UNA GUÍA DE ELECCIÓN DE ESCUELA

6 COSAS A CONSIDERAR AL ELEGIR LA ESCUELA ADECUADA PARA SU HIJO

“¿A qué escuela enviaria a su hijo?” Si esto se siente como una pregunta de gran importancia, es porque lo es. A pesar de la trascendencia de esta decisión, no tiene por qué estar marcada por el estrés y la incoherencia. Un sistema de toma de decisiones adecuado puede ayudar a los padres a navegar por el proceso, filtrar el marketing y mirar más allá de la apariencia para seleccionar con confianza una escuela en la que su hijo prosperará. ¡Esperamos que esta breve guía le proporcione un sistema de este tipo!

Lista Rápida:

  1.  Los maestros cariñosos y efectivos importan: los maestros efectivos representan diferencias sustanciales no solo en los puntajes de las pruebas, sino también en las mediciones sociales y emocionales o “no cognitivas”.
  2. Plan de estudios e instrucción holísticos para las habilidades del siglo XXI: busque un plan de estudios que refleje un mundo donde la creatividad, la iniciativa, la colaboración, la comunicación y la resolución auténtica de problemas sea la norma; y haga énfasis en cosas como la persistencia, la determinación y la confianza en uno mismo.
  3. Medición de los logros y el progreso individual: haga preguntas a la escuela sobre su enfoque para medir el progreso de los estudiantes a través de tareas y pruebas, y cómo se comunican a los padres sobre el crecimiento de su hijo.
  4. Alineación de valores: determine si el propósito de la escuela y los valores fundamentales coinciden con lo que quiere que sea su hijo. Mire a las personas en la escuela: ¿son modelos a seguir de los que quiere que su hijo aprenda y emule?
  5. Comunidad y cultura: ¿Es esta una comunidad en la que su hijo será cálidamente acogido, alentado a tomar riesgos y a tener sentido de pertenencia? Pregunte a otros padres sobre su experiencia, visite eventos y recorra la escuela, y evalúe a los líderes para determinar por sí mismo si esto es lo adecuado.
  6. Oportunidades únicas: aprenda qué clases y programas especiales están disponibles como parte del plan de estudios, como arte, música, codificación, aprendizaje basado en proyectos o un idioma. Estas oportunidades le brindan a su hijo la oportunidad de explorar un interés potencial más a fondo o mover fácilmente en una nueva dirección.

Lista más profunda:

1. Los maestros cariñosos Y efectivos importan

Si el mantra inmobiliario es “ubicación, ubicación, ubicación”, el equivalente educativo es “maestros, maestros, maestros”. Su objetivo final: una experiencia de crecimiento para su hijo, diseñada y entregada por otro ser humano. Esta conexión personal entre maestro y estudiante es fundamental para todo lo relacionado en su mundo en la escuela.

Los grandes maestros cuentan, al igual que los malos. Los maestros atentos y un entorno seguro son algunos de los factores más importantes para el éxito académico de su hijo en la escuela. Las investigaciones muestran que los maestros efectivos dan cuenta de las diferencias sustanciales no solo en los puntajes de las pruebas, sino también en las mediciones sociales y emocionales o “no cognitivas” como la asistencia, la motivación, la perseverancia y la felicidad.

¿Cómo se identifica a los buenos maestros?

  • Considere la experiencia y la capacitación, que son importantes, y luego observe algunos indicadores clave.
  • ¿Los maestros están bien preparados y son estratégicos?
  • ¿Continúan aprendiendo profesionalmente y revisando sus métodos para mejorar los resultados de los estudiantes?
  • ¿Colaboran con colegas y muestran pasión por su trabajo?
  • ¿Pueden articular metas de aprendizaje para los estudiantes?
  • ¿El maestro se conecta con los estudiantes?
  • ¿Hacen preguntas abiertas y expresan interés en la vida de sus alumnos más allá del aula?
  • ¿Pueden inspirarlos para que asuman riesgos y se esfuercen?
  • ¿Son cálidos, alentadores y empáticos?

Nota importante: no confunda personalidad con práctica. No existe una personalidad singular que se correlacione con una instrucción eficaz (los buenos y los malos maestros adoptan muchas formas), pero se comparten las mejores prácticas. En la siguiente sección, discutiremos la importancia del diseño de aprendizaje, pero recuerde que el mejor plan de estudios fracasará con un maestro ineficaz.

2. Plan de estudios e instrucción holísticos para las habilidades del siglo XXI

Si los maestros son los constructores, el plan de estudios y la instrucción son los planos. Al elegir una escuela, examine el diseño para el aprendizaje de los estudiantes.

Peg Tyre, autora de The Good School, dice que una escuela es básicamente la suma de tres partes:

  • La calidad del currículo (lo que se enseña)
  • La calidad de la entrega de instrucción (cómo se enseña)
  • La calidad del profesor (quien está enseñando)

Estos tres factores están inextricablemente unidos, y las buenas escuelas tendrán una base sólida en cada pata del taburete. ¿Existe un currículo completo e integrado que se siga y se revise regularmente? ¿La instrucción está centrada en el estudiante (enfocada en lo que los estudiantes están haciendo y aprendiendo) o está orientada alrededor del maestro?

El mundo está cambiando, y las escuelas también deberían hacerlo. Busque un plan de estudios y una entrega que reflejen un mundo donde la creatividad, la iniciativa, la colaboración, la comunicación y la resolución auténtica de problemas sean la norma. Enseñar “habilidades del siglo XXI” no significa que el contenido de las disciplinas tradicionales no sea relevante, solo que la aplicación auténtica es cada vez más esencial. En Creative Schools, Ken Robinson afirma: “Si ejecuta un sistema basado en la estandarización y la conformidad que suprime la individualidad, la imaginación y la creatividad, no se sorprenda si eso es lo que hace”.

Asegúrese de no pasar por alto el enfoque de la escuela sobre las habilidades no cognitivas. Un creciente cuerpo de investigación está revelando el impacto positivo de las escuelas que enseñan activamente cualidades como la autorregulación, la persistencia, la curiosidad, la conciencia, la determinación y la confianza en uno mismo. Aquí, al igual que con la creatividad, busque un programa que tenga en cuenta el crecimiento holístico y personalizado de su estudiante.

3. Medición de los logros y el progreso individual

Todas las escuelas miden el rendimiento de los estudiantes y hacen un seguimiento del progreso de alguna manera. Debe analizar el enfoque de la escuela, porque es fundamental saber cómo le está yendo a su hijo.

Preguntas clave para hacer:

  • ¿Qué tipo de trabajo se califica: tareas, exámenes, etc.? Si es así, ¿con qué frecuencia?
  • ¿De qué otras formas mide el progreso o el crecimiento? ¿Indicadores u otros tipos de pruebas?
  • ¿Con qué frecuencia se actualiza a los padres sobre el progreso de sus hijos?

Muchas escuelas privadas no están sujetas a los mismos requisitos de pruebas estandarizadas que las escuelas públicas, por lo que las hace muy atractivas para las familias que prefieren que a sus hijos no se les enseñe para una prueba o que se les exagere. Si bien este entorno brinda libertad y oportunidades, asegúrese de comprender cómo se evalúa el progreso de los estudiantes.

4. Alineación de valores

Las escuelas tienen diferentes razones para existir. Al seleccionar una escuela, pregúntese, ¿el propósito de esta escuela se alinea con lo que quiero que sea mi hijo? Es posible que una escuela actúe en conjunto, pero si sus valores fundamentales no están alineados con sus objetivos, vale la pena considerar si es la opción adecuada.

Un término creciente en educación es el currículo oculto o invisible. El concepto sugiere que gran parte del aprendizaje que ocurre en una escuela ocurre fuera del plan de estudios establecido. ¿Qué lecciones se están aprendiendo que no se enseñan directamente o se pretenden abiertamente? ¿Qué conocimientos, valores, hábitos y puntos de vista está desarrollando su hijo en función del entorno cultural en el que se encuentra?

  • ¿Cuáles son los propósitos y los valores fundamentales de la escuela? Vea el propósito articulado de la escuela. ¿Cuál es su misión y visión? Aléjese de las operaciones diarias y busque sus objetivos finales para el crecimiento de los estudiantes. Muchas escuelas tienen un “perfil de graduado” detallado, que describe las características, competencias y valores que trabajan para desarrollar en los estudiantes. Estos son aspiracionales, pero revelan los valores fundamentales de la comunidad.

Mire a la gente. ¿Quiénes son los estudiantes, maestros, administradores y familias que forman la escuela? Las vidas de estas personas hablan. ¿Qué aprenderá su hijo mientras escucha? ¿Esto concuerda con la persona en la que quiere que se conviertan?

5. Comunidad y cultura

Cada escuela tiene una cultura distinta. Para algunas escuelas es una fuerte ética deportiva o colaboración, otras promueven el pensamiento creativo o la resolución de problemas, y existen muchas más opciones. Dependiendo de lo que sea importante para usted y su hijo, es posible que esté buscando un equilibrio académico y de bellas artes o fortalezas en ciertas áreas, como música o ciencias y matemáticas.

¿Con quién quiere que su hijo pase la próxima temporada de su vida? Después de explorar y evaluar los programas, esta simple pregunta puede llegar a la raíz de la decisión.

¿Quiénes son los mentores, maestros, compañeros y padres con los que desea rodear a su familia? Lo que es más importante, ¿es esta una comunidad en la que su hijo será cálidamente acogido, alentado a tomar riesgos y a tener sentido pertenencia?


Esto no es para sugerirle que seleccione una escuela que esté llena de personas como usted; podría significar todo lo contrario. Pero comprenda que durante este tiempo la comunidad escolar que elija se convertirá, en muchos sentidos, en el grupo social más importante con el que se relacionará toda su familia a lo largo de  esta etapa formativa. ¿Es una comunidad a la que usted ve que pertenecen su hijo y su familia? ¿Y cómo podría averiguarlo?

Pasos a seguir:

  • Pregunte a otras familias sobre su experiencia.
  • Asista a jornadas de puertas abiertas y organice visitas a la escuela a través de la oficina de admisiones.
  • Asista a eventos escolares (conciertos, juegos, reuniones comunitarias y noches de exhibición de estudiantes) para tener una idea del círculo social de 360 ​​grados que existe alrededor de los estudiantes.
  • Evalue el liderazgo

¿Dónde está el liderazgo? ¿Es el liderazgo escolar dominio exclusivo de una administración central, que imparte instrucciones al resto de la organización? ¿O se mantiene ampliamente en toda la escuela?

Las grandes escuelas están repletas de liderazgo y visión en todos los rincones: desde maestros, estudiantes, padres e incluso administradores. Roland S. Barth, fundador de The Principals’ Center en la Universidad de Harvard, dice que “una cultura escolar hospitalaria para el liderazgo generalizado será una cultura escolar hospitalaria para el aprendizaje generalizado”. Preste atención en su búsqueda: ¿dónde está el liderazgo y qué cultura está moldeando?

6. Oportunidades únicas

Hay tantos programas únicos y opciones extracurriculares para considerar involucrar a sus hijos, y puede ser abrumador cómo dirigirles. Entonces, en lugar de pagar y transportar a sus hijos a deportes y clases de arte adicionales, vea si la escuela que está considerando ofrece clases de arte o música, deportes o programas únicos como inmersión en español, aprendizaje basado en proyectos, clases de arte, lecciones de instrumentos o un Makerspace durante la jornada escolar. Es una excelente manera para que su hijo pruebe algo nuevo y experimente un interés potencial y le cuesta poco o sin ningún costo adicional, donde  pueda explorar más o ir hacia una nueva dirección fácilmente.

Tome nota si la escuela brinda programas adicionales, porque refuerza su compromiso con sus valores y la innovación para enseñar de diferentes maneras a los niños.

Conclusión

Naturalmente, los seis temas de esta guía están profundamente entrelazados. Los maestros, el plan de estudios y la instrucción, el rendimiento estudiantil, las oportunidades únicas, los valores y la comunidad escolar son imposibles de aislar como factores independientes. Pero, como en cualquier proceso que requiere una toma de decisiones importante, es útil deconstruir las partes antes de considerar el todo. Seguir los criterios sugeridos en esta guía no tomará la decisión por usted, pero puede brindarle un marco para tomar la decisión.

Finalmente, muchos padres temen el proceso de decisión de la escuela porque conlleva mucha seriedad. ¡Relájese! Explorar escuelas debe ser divertido para usted y su estudiante. Después de todo, al final del proceso comienza una nueva y emocionante oportunidad. ¡Diviértase y buena suerte!

La escuela menonita de Lancaster estará encantada de recibir su visita y aprender más sobre nuestra comunidad escolar. Conozca más sobre nuestra escuela de PreK a 12.° grado

Referencias

Barnum, M. (2016, February 18). The Happiness Factor: Research Moves Beyond Test Scores to Find Strongest Teachers. Retrieved September 6, 2018, from https://www.the74million.org/article/the-happiness-factor-research-moves-beyond-test-scores-to-find-strongest-teachers/

Duckworth, A. L., Peterson, C., Matthews, M. D., & Kelly, D. R. (2007). Grit: perseverance and passion for long-term goals. Journal of personality and social psychology, 92(6), 1087.

Koedel, C., Mihaly, K., & Rockoff, J. E. (2015). Value-added modeling: A review. Economics of Education Review, 47, 180-195.

Papay, J. P., & Kraft, M. A. (2015). Productivity returns to experience in the teacher labor market: Methodological challenges and new evidence on long-term career improvement. Journal of Public Economics, 130, 105-119.

Robinson, K., & Aronica, L. (2016). Creative schools: The grassroots revolution that’s transforming education. Penguin books.

Tough, P. (2012). How children succeed: Grit, curiosity, and the hidden power of character. Houghton Mifflin Harcourt.

Tyre, P. (2011). The good school: How smart parents get their kids the education they deserve. Macmillan.

Wagner, T. (2014). The global achievement gap: Why even our best schools don’t teach the new survival skills our children need and what we can do about it. Basic Books.